Las estatuas que lloran es uno de los fenómenos sobrenaturales más naturales de la Iglesia Católica, y aunque no es exclusivo del cristianismo, la mayor parte de los casos documentados han ocurrido en países católicos de Europa.

Anuncios