Una escuela ubicada en el norte de Malasia cerró sus puertas temporalmente después de lo que la prensa local denominó un caso de “histeria colectiva”.

Anuncios