En 2003 unos investigadores hicieron un misterioso descubrimiento en el desierto de Atacama, Chile.

Anuncios