En la mitología de muchos pueblos existen relatos sobre extraordinarias criaturas, que siempre han sido relegadas a la superstición indígena por parte de los misioneros y de los zoólogos más conservadores.

Sin embargo, los testimonios que pretenden avalar esos relatos no se limitan a indígenas africanos.

En 1959, cuatro militares belgas que sobrevolaban la selva del Congo en un helicóptero pudieron ver(y fotografiar) una serpiente pitón de 14 m de longitud(casi el doble de las conocidas hasta ahora). Ya en 1915, los habitantes de una aldea en la colonia inglesa que forma la actual Kenya fueron atacados por un enorme mono babuino de más de 2 m de altura. El explorador Johan Reinhart Werner afirmó el pasado siglo que había visto en algunas zonas de la selva cocodrilos de entre 11 y 15 m de longitud, cuando los más grandes no suelen superar los 9 m. Pero de todos los animales legendarios descritos por testigos africanos, el más fascinante y polémico es el mokele-mbembe(también llamado diba o songo).

En los últimos dos siglos, exploradores y cazadores han recogido en el centro de África docenas de testimonios de nativos, e incluso algunos de ellos han llegado a encontrarse con la legendaria bestia.

Es el caso del biólogo del Ministerio del A gua y Bosques de la República del Congo, Marcellín Agnagna, quien el 1 de mayo de 1993 se encontró con el mítico animal en la zona pantanosa situada en la confluencia de los ríos Likouala y Bai.

A primeras horas de la tarde, uno de los porteadores llamó a voz en grito a Agnagna para que mirase el centro del pantano. Se trataba de un animal semisumergido en las cenagosas aguas, del que se podía distinguir un gran dorso de al menos 5 m de longitud, así como un largo cuello rematado por una pequeña cabeza de aspecto reptiliano. Según manifestó más tarde el asombrado biólogo, la criatura era un reptil con una morfología que recordaba a la de “un saurópodo del Mesozoico”.

Exploradores como Alfred Aloysius Smith, Carl Hagenbeck o el Capitán de las fuerzas coloniales alemanas, barón von Stein zu Lausnitz, han recopilado también abundante información sobre este misterioso animal en Camerún y Rodesia. Igual que el naturalista Ivan T. Sanderson, quien en 1931 tuvo un encuentro con él, o al menos con un animal similar, en las montañas de Asambo, en Camerún. Según Sanderson, viajaba por el río Mainyu con sus guías cuando la enorme bestia atacó su canoa.

Según el bioquímico de la Universidad de Chicago, Roy Mackal, que realizó dos expediciones a la zona en 1980 y 1981, los nativos de la región describen además otros animales no catalogados por la zoología: el emela-ntouka( que tendría un aspecto similar a un triceratops, un saurio con cuernos en la frente), el mbielu-mbielu-mbielu(gran reptil con protuberancias en el dorso, como los estegosaurios), etc.

Otros, como el escritor y el realizador de documentales belga Douchan Gersi, el científico de la Universidad de Chicago Roy P. Mackal, y el cazador profesional Jim Kosi, recopilaron durante una expedición por la costa de Namibia en 1988 docenas de testimonios de nativos sobre un enorme animal alado similar al prehistórico pterodáctilo.

Ya en un libro de viajes publicado en 1923, Frank H. Melland narra los testimonios de varios indígenas de la región pantanosa de Jiundú, pequeño afluente de Zambeze(en el noroeste de la actual Zambia), que describieron el Kongamato, una especie de reptil con alas de murciélago y un largo pico armado de feroces dientes. Cuando Melland mostró a los nativos algunas láminas que ilustraban libros de biología, éstos identificaron inmediatamente al pterodáctilo, a la vez que se echaban a temblar murmurando “kongamato, kongamato…”

Por otro lado, el explorador Roy Mackal pudo recopilar en el Congo numerosos testimonios referentes al mahamba, una especie de cocodrilo gigante y muy voraz que en Angola se llama lipata. La descripción de estos gigantescos reptiles recuerda a algunos naturalistas al Phobusuchus, una especie desaparecida de saurio que podía alcanzar los 16 m de longitud.

Pero volvamos a los  militares belgas que en 1959 sobrevolaban Katanga en la entonces colonia del Congo Belga(actual Zaire). A las órdenes del coronel y piloto de la aeronave, Remy van Lierde, habían despegado de la Base de Kamina en misión de reconocimiento. Y sin buscarlo, se convirtieron en testigos de otra leyenda indígena al avistar, a menos de 40 m de altura, una inmensa serpiente de color verdoso y rosado, de vientre blanquecino, tan ancha como un hombre y de unos 14 m de longitud, reptando entre los arbustos. Durante varios minutos pudieron contemplar al monstruoso animal, cuya cabeza triangular medía unos 80 cm de ancho.

De no haberse tratado de 4 militares europeos, y de no haber fotografiado al enorme animal desde el helicóptero, la monstruosa serpiente continuaría siendo una leyenda que los nativos de la zona llamaban pumina.

Evidentemente, las tradiciones y leyendas que todavía hoy narran los nativos de toda África deberían ser contempladas con un poco menos de escepticismo por los eruditos científicos occidentales. Probablemente tras esos pintorescos relatos relatos llenos de matices sobrenaturales, se ocultan excitantes realidades que podrían enriquecer notablemente nuestro conocimiento de la naturaleza y de la biología, y eso sólo ocurre en África.

DRAGONES, SAURIOS Y CRIATURAS QUE NO PUEDEN EXISTIR

El 27 de marzo de 1992 las agencias de prensa de todo el mundo se hacían eco de una estremecedora noticia; Segundo López Tapullima, niño peruano de 15 años de edad, había sido engullido por un gigantesco ejemplar de serpiente boa de más de 20 m de longitud. El muchacho había sido devorado por tal colosal reptil mientras descansaba a la sombra de un árbol en la carretera de Taropo a Yurimaguas, en el departamento selvático norteño de San Martín.

El caso pasó sin pena ni gloria por los medios de comunicación, como tantas otras veces, y sólo los coleccionistas de enigmas y algún que otro criptozoólogo sumó aquel reporte de prensa a su documentación. No hacía mucho que otra persona, esta vez panameña, había muerto de forma atrozmente similar, entre las fauces de un enorme lagarto de 600 kg de peso y 5 m de largo, en el río Santa María, provincia de Herrera, a unos 250 km de la capital panameña.

Casos similares se producen con indeseable frecuencia en distintas regiones del continente americano, donde monstruosos reptiles capaces de ridiculizar todos los relatos sobre monstruos legendarios, acaban con las vidas de campesinos, niños o indios que nunca llegarán a las primeras páginas de los periódicos occidentales.

Especialmente en la inmensa región bañada por el Amazonas se han detectado anacondas de entre 10 y 50 m. Son las denominadas Sucuriju gigantes.

Uno de los casos más extraordinarios y documentados se produjo en 1948, cuando un destacamento del ejército de Juerte Abuna(Brasil), dio muerte con nutrido fuego de ametralladora a un gigantesco ofidio que alcanzó los 35 m de largo, más del triple del máximo conocido en estos animales.

Enormes serpientes, saurios gigantescos, colosales reptiles… no es extraño que ante relatos sobre monstruos similares venga a nuestra memoria el excéntrico bestiario que describían los antiguos cronistas. El Unicornio, el Roc, el Ave Fenix, la Hidra, los dragones, el Kraken… la lista es interminable.

Todavía hoy existen autores que pretenden avalar la realidad de estas míticas criaturas amparándose en casuística contemporánea. Por ejemplo, en relación al legendario Kraken, el calamar gigante, algunos autores apelan a los cadáveres de cachalotes encontrados en el océano que mostraban huellas de enormes ventosas y que, una vez abiertos, presentaban trozos de tentáculos de talla desmesurada en su interior.

Sin embargo, la comunidad científica se conforma con interpretar algunas especies animales recientemente descubiertas por la zoología como inspiradoras de las antiguas leyendas.

Tal es el caso del fabuloso Dragón de Komodo, un espléndido reptil descubierto en 1912 en las islas Komodo y Flores, en el archipiélago indonesio. Para muchos autores ortodoxos este soberbio animal, heredero de los prehistóricos saurios que dominaron la tierra hace siglos, sería el origen de las leyendas sobre los míticos dragones orientales. Sin embargo, nada nos garantiza que en los relatos de los nativos africanos o de los indígenas del Amazonas se encuentren las verdaderas claves para comprender las leyendas sobre dragones u otras criaturas mitológicas. El gran problema de la zoología, igual que ocurre con la arqueología, es que los nuevos descubrimientos tienden a ridiculizar las dogmáticas afirmaciones de quienes pretenden que la ciencia ha llegado a su tope de conocimiento, obligando a revisar una y otra vez el dogma científico.

Ya en 1812, el prestigioso zoólogo francés Dr. Cuvier manifestaba públicamente su escepticismo acerca del descubrimiento de nuevas especies animales. Y aunque su opinión no fue apoyada por la totalidad de la comunidad científica, no deja de ser un excelente ejemplo de una afirmación categórica que el tiempo se ha ocupado de corregir. Por ejemplo:

  • En 1904 se descubre una nueva especie de jabalí selvático en África denominado Puerco Salvaje Gigante de Africa.
  • En 1912 se descubren en Indonesia los magníficos lagartos gigantes bautizados como Dragones de Komodo.
  • En 1973 se descubre un nuevo tipo de murciélago enano, el denominado Murciélado Nariz de Cerdo de Kitti. Con su carencia de rabo, sus 3 cm de largo Y 3 gramos de peso es, probablemente, el animal de sangre caliente más pequeño del mundo.
  • En 1975, y gracias a que se había tragado el ancla de un buque de la marina estadounidense, fue capturado en aguas del Pacífico el primer ejemplar de Megachasmia Pelagios conocido popularmente como “Megamouth”(“Bocainmensa”), una nueva especie de tiburón de 5 m de envergadura.
  • En 1989 un cazador de Kamcharca (URSS) captura una especie de oso gigante, hasta entonces considerado producto de la fantasía de los lugareños, el Irkuyén.
Anuncios