El fuerte Manoel es una edificación militar del país europeo de Malta, data del siglo XVIII y fue construida por Los Caballeros de la Orden de San Juan durante el gobierno del Gran Maestro Antonio Manoel de Vilhena.

El edificio cayó en manos del Imperio británico desde inicios del siglo XIX hasta 1964, cuando volvió a ser propiedad del gobierno de la isla de Malta. Recibió daños de artillería a comienzos de la Primera Guerra Mundial, y fue en el proceso de restauración del fuerte tras finalizar la guerra, que aparecieron los primeros reportes de un misterioso Caballero Negro recorriendo las salas de la edificación.

El Caballero aparecía con una armadura y tabardo de la Orden de San Juan y parecía supervisar el trabajo de los albañiles, pues siempre aparecía donde se realizaban labores de reconstrucción; y se rumora inclusive que pueda ser el espíritu sin descanso del Gran Maestro Manoel de Vilhena debido a las similitudes entre el retrato de éste y los atavíos del Caballero espectral.

Fue hasta 1960 que el Capitán a cargo del fuerte, con permiso del Arzobispo de Malta, pudo abrir las criptas bajo el edificio y las encontró vandalizadas: el altar, los relieves y estatuas en éstas se hallaban completamente destruidas. La cripta fue restaurada y se condujo un ritual de santificación, y sólo entonces el Caballero Negro dejó de ser visto.

En 1980, sin embargo, el Caballero fue visto de nuevo, y una investigación subsecuente a las criptas reveló que habían sido vandalizadas de nuevo.

 

Anuncios