Esta noticia es la última perla que han estado murmurando los conspiranoicos de todo el internet. Los atentados musulmanes en Bruselas no sólo no fueron orquestados por radicales, sino que fueron falsa bandera y además, asesinatos premeditados con propósitos de sacrificio y adoración a dioses illuminati.

Lo anterior es aseverado por Kevin Barret en un artículo para la web “Veteran’s Today”, donde el arabista nos expone una teoría tan retorcida como innecesariamente complicada. La clave de todo está en analizar un dato que ya de antemano todos conocemos: Al Estado Islámico se le conoce internacionalmente como ISIS, la cual se sabe, es la diosa egipcia denominada: “Gran Maga”, “Gran Diosa Madre”, “Reina de los Dioses”, “Fuerza fecundadora de la naturaleza”, “Diosa de la maternidad y del nacimiento”.

Esta relación entre una diosa egipcia y un grupo radical islamista nunca ha sido del todo aclarada, siendo que se siente como una vaga referencia al paganismo, cosa que el islamista desaprueba. Pero aún así, la referencia fue perdiéndose y perdiéndose hasta que los medios empezaron a nombrar al Estado Islámico como “DAESH”. Todo esto hasta el 22 de marzo, cuando sucedieron los atentados en Bruselas.

Allí, de nuevo empezó a llamarse al EI ISIS siendo que este nombre ya había sido desacreditado. Además de esto, parece que la fecha del atentado fue escogida premeditadamente ya que, como en el caso del 9/11 y sus coincidencias numéricas, en este caso la fecha forma el 3/22, un número esotérico bastante conocido y que coincide con el equinoccio de primavera. Además, es un conocido estandarte de la famosa sociedad “Skull and Bones”, famosa y reconocida internacionalmente por sus rituales que implican nigromancia y sacrificios de sangre.

Además, es justo el 22 de marzo que terminan los tres días de Pelusia, un ritual satanista conocido por coincidir con los ideales de adoración de la Diosa ISIS, ya que en el Imperio Romano, las festividades de Pelusia eran una fiesta religiosa que se iniciaba el 20 de marzo en honor a ISIS y a su hijo Harpócrates.

En resumen, parece que todo apunta a que el atentado se realizó en una fecha ritual que coincide con una fiesta de adoración a ISIS, presuntamente realizada por un grupo terrorista llamado ISIS, justo en el equinoccio de primavera, coincidiendo también con la fiesta de Pelusia, todas involucrando rituales de sacrificio humano. ¿Qué demonios es lo que está pasando aquí?

También dice Barret: “No es casualidad que el gobierno de EE.UU, grupo terrorista líder en el mundo, esté infestado por satanistas francmasónicos del más alto nivel”. Más allá de esto, ISIS ocupa lo que era el antiguo reino de Asiria(situado entre el actual norte de Irak, noroeste de Siria y sudeste de Turquía). Allí se encontraba parte de la civilización mesopotámica, de la cual los Illuminati retoman la adoración de la diosa Ishtar, quien a su vez “diosa de la fertilidad, el amor, la guerra y el sexo”.

Y por último, el artículo de Barret aporta una teoría que resulta especialmente inverosímil y que vincularía el atentado en la Sala Bataclan con el atentado en el aeropuerto de Bruselas, considerando que ambos forman parte del mismo ritual satánico de sacrificio. Según Barret, el logo del Aeropuerto de Bruselas coincide plenamente con la extraña figura que conforma la sangre de los fallecidos en la Sala Bataclan… ambos parecen imitar la misma forma, puesto que ambos símbolos formarían parte de un ritual de sacrificio.

 

Anuncios