Etiquetas

“Yo lo llamo el Doctor.

Es una criatura alta, de color blanco y que viste bata de doctor y un cubrebocas.

Sus manos son largas y huesudas. Nunca lo he oído hablar, y nunca ha intentado herirme; pero no puedo decir lo mismo respecto a otras personas.

Estos sueños empiezan con una persona haciendo algo en un día típico. En algún momento de su día, ven al doctor. Quizás no piensan nada de ello, pero poco a poco el mundo se vuelve blanco y negro; y entonces son “transportados” a una ciudad como salida de los años ’20.

Siempre llegan a un hotel grande de madera, donde siempre hay una fiesta. En la fiesta hay una anciana que fuma un cigarrillo. La anciana lleva un vestido negro y una gorra blanca, y un gran collar de diamante en su cuello. Su cabello es corto y tiene un lunar en la mejilla izquierda. Se ríe y dice “No deberías esta aquí, cariño”. Entonces tose y jadea.

La persona sigue por la habitación y encuentra unas escaleras que parecen pertenecer a otro sitio. Suben, y al llegar a la cima les pega un rayo; haciéndoles caer. Es entonces que su corazón late tan rápido que incluso yo puedo sentirlo.

Se ponen de pie y gritan que quieren ir a casa, pero no pueden ir a ningún lado. Porque ahí está el doctor. La persona grita y trata de abrir una puerta, pero éstas siempre desaparecen antes de que puedan girar las perillas.

Entonces grita y pega en las paredes, suplicando por ayuda. Pero nadie viene.

Al girar, ven que el doctor ya se ha ido. Aterrada, la persona intentará volver a donde estaba la fiesta, pero ya no habrá nadie allí. Como si todos se hubieran simplemente desvanecido. Entonces la persona llega a la mesa donde estaba la anciana, y se encontrará el cigarillo aún encendido. También encontrará el collar, y lo levantarán. El suelo tiembla y se escucha a la anciana riéndose.

La persona cae al piso y grita que todo se detenga. Una mano le toca el hombro. Al volver, se encuentra con un títere de ojos azules. La persona intenta ahuyentar al títere y huir. Al salir a la ciudad, se da cuenta de que no hay nadie ahí.

Es entonces que el sueño acaba de 2 maneras diferentes:

1) La persona corre, el títere la alcanza y la hace caer. Intenta huir, pero no puede. El doctor aparece y mata a la persona. Nunca veo qué pasa, pero siempre oigo los gritos.

2) La persona se rinde. Encontrará al doctor frente al hotel y le pedirá que haga que todo se detenga. El doctor se acercará, le tocará la mejilla y la persona se caerá. Después se inclina sobre él o ella, baja el cubrebocas y le revela que sus ojos son azules, como los del títere.

Cuando la persona ve los ojos del doctor, se convertirá en otra réplica del títere que vio anteriormente”.

Anuncios