Etiquetas

En 1893, los periódicos del medio oeste americano reportaron el descubrimiento de una bestia en el área de Rhinelander, Wisconsin. El animal, al que llamaron Hodag, tenía “la cabeza de una rana”, la expresión de un elefante, patas cortas con grandes zarpas, la espalda de un dinosaurio y una cola larga con púas.

Los reportes fueron instigados por un bromista local llamado Eugene Shepard, que reunió a un grupo de pobladores para usar dinamita y matar a la bestia. Poco después, le dieron a la prensa una fotografía de los restos calcinados de la bestia, a la que denominaron como “el monstruo más feroz, extraño y horrible que alguna vez haya pisado la Tierra. Se extinguió luego de que su presa, los bulldogs albinos, desaparecieran”.

Shepard dijo haber capturado otro Hodag en 1896, y que éste había sido mantenido con vida. De acuerdo con el reporte de Shepard, un grupo de cazadores de osos y él colocaron cloroformo al final de una vara, la cual introdujeron en la cueva de la bestia para desmayarla. El hombre montó una exhibición de este Hodag en la feria local del Condado Oneida; con miles de visitantes curiosos que se congregaron para observar a la extraña criatura en un cobertizo de la propiedad de Shepard.

El truco consistía en conectarle alambres al “monstruo”, los cuales eran movidos ocasionalmente para asustar a los temerosos espectadores.

Fue entonces que todos los periódicos de la nación comenzaron a escribir artículos sobre la asombrosa bestia, cosa que obligó a un grupo de científicos del Instituto Smithsonian a anunciar que viajarían a Rhinelander para examinar al magnífico espécimen. El anuncio obligó a Shepard a aceptar que el Hodag era un fraude y nada más.

Pero, a pesar de las aventuras y fraudes de Eugene Shepard; la hoy ciudad de Rhinelander mantiene orgullosa su título de “el hogar de Hodag”; e incluso ordenó la construcción de una colosal estatua en honor de la bestia, la cual fue erigida en la Cámara de Comercio de Rhinelander y que atrae a miles de visitantes anualmente. Hay un festival en honor de la bestia, y la preparatoria de Rhinelander tiene como mascota al monstruo.

En la cultura popular, el Hodag aparece en el videojuego Magical Diary, en el bestiario del juego de rol Pathfinder y como el antagonista principal de “The Hodag of Horror”, episodio de la serie animada Scooby Doo! Mystery Incorporated.

Anuncios