Etiquetas

Pescadores en la Península de Baja California llevan años reportando la existencia de un monstruo marino conocido como “el Demonio Negro”, el cual se cree es un depredador gigantesco similar a un gran tiburón blanco, pero de color negro y una cola demasiado larga.

Según los locales, el Demonio Negro es un colosal tiburón de más de 20 m de largo, superando por mucho en tamaño a otras especies de escualos como el Gran Tiburón Blanco, el tiburón Tigre, la Tintorera o el Mako. Los avistamientos e incluso choques con embarcaciones son tan comunes que el popular programa de tv “Monsterquest” realizó una investigación en el área, la cual resultó infructuosa. Pese a ello, los pescadores en el Mar de Cortés siguen reportando encuentros con el “Demonio Negro”.

Cabe mencionar que no es raro encontrar tiburones de gran tamaño en el Mar de Cortés: en el año 2010, un gran tiburón blanco de casi 7 m de largo y una tonelada de peso fue atrapado en una red cerca de Guaymas, lo que lo convierte en uno de los más grandes tiburones jamás capturados.

En el año 2009, un tiburón de casi 3 m de largo fue atacado y partido en dos por un depredador marino que hasta la fecha permanece sin identificar; en las aguas de Queensland, Australia. Durante la investigación subsecuente, surgió un nombre como posible culpable… un cazador de las profundidades que de ser real, revolucionaría gran parte de la biología y paleontología: el Carcharodon Megalodon.

El Megalodon o Megalodonte(Carcharodon Megalodon) fue un tiburón que habitó las aguas tropicales de todo el mundo en la Era Cenozoica, aproximadamente entre 28 y 1.5 millones de años antes de Cristo, y alcanzaba un tamaño máximo de 30 m de largo, con dientes tan grandes como la mano de un hombre adulto y se alimentaba de ballenas prehistóricas y otros tiburones.

Se cree que el Megalodon desapareció hace 1.5 millones de años al enfriarse las aguas y desaparecer la mayor parte de las especies de ballenas tropicales de aquel entonces. Pero hay quienes sostienen que este colosal tiburón podría seguir existiendo en las aguas más profundas y los abismos como las Fosas de las Marianas.

El primer hecho que podría confirmar que el Megalodon no desapareció hace tanto tiempo como se cree, fue el hallazgo de 2 dientes en 1875, cuando el HMS Challenger los extrajo usando redes en sedimentos de agua profunda. Los dientes revelaron tener una edad de entre 10.000 a 14.000 años de acuerdo con las pruebas de carbono. Si las pruebas son correctas, quiere decir que estos tiburones pueden haber sobrevivido por más tiempo del estimado.

El primer encuentro con uno de estos supuestos Megalodones tuvo lugar en 1918, cuando un pescador de Australia vio a un gran tiburón devorando sus trampas para crustáceos. Al ser cuestionado, el hombre horrorizado reveló que el tiburón medía tanto como el muelle donde estaba de pie: unos buenos 35 m. Cuando se les preguntó si podía ser una ballena, los pescadores desmintieron la posibilidad y se negaron a volver al agua.

Posteriormente, en 1960, la tripulación de un bote pesquero reportó haberse encontrado con un tiburón de gran tamaño. Los hombres estaban tan asustados que se negaron a trabajar de nuevo en alta mar.

El autor de novelas Zane Grey, dijo haberse encontrado un tiburón en el Pacífico, un “devorador de hombres” de más de 15 m de largo; de color verde amarillento. Describió al animal como un tiburón con grandes aletas pectorales y una enorme cabeza casi cuadrada; y siendo él un experto pescador, de inmediato se apresuró a decir que el animal que había visto no era un tiburón blanco.

Sudáfrica también es cuna de avistamientos de tiburones que sobrepasan los tamaños usuales de los blancos que habitan la zona. En el 2013, el canal Discovery Channel transmitió un programa especial que narraba el drama de un bote pesquero en Ciudad del Cabo, el cual fue volteado por un animal desconocido en la zona de Hout Bay.

Anuncios