Etiquetas

“Mujer Ciervo” es el nombre que se le da a una criatura de la mitología de las tribus nativas en el Pacífico Noroeste de los EE.UU y Canadá. De acuerdo con la leyenda, es capaz de cambiar de forma y presentarse como una anciana, una joven doncella o un ciervo. Algunas descripciones la muestran como una mujer de la cintura para arriba con piernas de ciervo, similar a un sátiro.

Este ser, que puede estar relacionado con los Skin-walkers, Fleshgaits y el Yeenaldooshi; aparece como una mujer hermosa en el bosque, ocultándose tras un arbusto o bajo la copa de los árboles; y parece ser normal, con excepción de sus piernas que son pezuñas, y sus ojos color café como los de un ciervo. Los hombres que son atraídos hacia ella rara vez se percatan de que no es una mujer normal, y aún si lo llegan a hacer; es demasiado tarde para impedir ser pisoteados hasta morir por la criatura.

Curiosamente, la Mujer Ciervo ama bailar; y se une a las celebraciones y danzas comunales sin ser detectada; desapareciendo una vez que los tambores o el ruido cesan del todo. Según los Ojibwe, puede se ahuyentada con cánticos rituales y el aroma de las hojas de tabaco; otros dicen que al encontrarse con una joven desconocida en el bosque, lo primero que se debe hacer es mirarle los pies para romper de inmediato el embrujo en caso de que sea una entidad sobrenatural.

De hacerlo, será descubierta y huirá rápidamente.

La tradición señala que un avistamiento de este ser es un signo de transformación personal o una advertencia.

Alrededor del mundo hay otras figuras similares, como la Fiura chilena, la Patasola colombiana, la Lara brasileña, la Xana de Asturias, en España, las Naag Kanyas, de la India, y la Baobhan Sith, de Escocia; todas ellas vampiras o criaturas nocturnas que seducen viajeros para matarlos o alimentarse de ellos.

La deformidad física, es decir, las patas o extremidades inferiores de animal en una mujer aparentemente inofensiva son temas comunes en todo el mundo; que van desde las sirenas con cola de pescado, la ya mencionada Baobhan Sith con patas de cabra o las Naag Kanyas que poseen colas de serpiente en lugar de pies. La Lara, a diferencia de las otras; es una mujer anfibia con un espiráculo en el cuello.

Al norte de la India hay reportes de viajeros que, durante la noche descubren para su horror que alguna de las mujeres que viajan con ellos tienen pezuñas de vaca en lugar de pies.

Anuncios